Claudia Estrada, ganadora de la X edición ¡ya está de vuelta! Sus impresiones sobre su viaje a México.

28/11/2019

Comentarios: 0

La ganadora de la X edición por su clipmetraje ¿Cómo fue tu vida, abuela? recorrió Chiapas durante su viaje.

 

La población de Chiapas es mayoritariamente indígena, de la etnia linguística Tseltal-maya, y es la región con mayor biodiversidad en el país, sin embargo, después de Guerrero, es la segunda con mayores índices de desnutrición y pobreza.

Tuxtla, capital de Chiapas. Concurso de cortometrajes, Festival de Clipmetrajes

Tuxtla, capital de Chiapas.

En Tuxtla, capital de Chiapas, pudimos asistir, gracias a la generosidad y el apoyo de la Red de Familias Víctimas de Feminicidio, al primer Encuentro de Familias celebrado el 31 de octubre.

Comunidad de Francisco León (Chiapas). Concurso de cortometrajes, Festival de Clipmetrajes

Comunidad de Francisco León (Chiapas).

Estamos a orillas del río Usumacinta que separa Guatemala de México, por donde miles de migrantes cruzan cada año para llegar hasta el norte del país o los Estados Unidos. En las comunidades mexicanas por donde pasan, hay traficantes de personas que se nutren de los controles de migración y policiales para extorsionar a los migrantes, violarles, robarles y vulnerar sus derechos más fundamentales. Manos Unidas apoya al CEPIFI, Centro de Formación Integral para Promotores Indígenas, en su objetivo de seguir fortaleciendo, formando y sensibilizando a las comunidades de la zona para que sigan dando su apoyo a los migrantes.

Chilón y Sitalá. Zona norte de Chiapas. Concurso de cortometrajes, Festival de Clipmetrajes

Chilón y Sitalá. Zona norte de Chiapas.

En los Municipios de Chilón y Sitalá conocimos el trabajo de la Asociación Civil (CEDIAC), Centro de Derechos Indígenas, que promueve el desarrollo comunitario, los derechos humanos indígenas y el rescate de su cultura.

Los ámbitos laborales, educativos o de participación organizativa están muy restringidos para las mujeres tzeltales pues traspasan lo que se considera como propio de la mujer: la labor doméstica y maternal. La violencia en el hogar, reflejo del machismo imperante, también es muy frecuente y la sufren tanto las madres como sus hijos e hijas.

Palabras de Claudia:

Después de volver de México no he sabido explicar la experiencia a la gente que me preguntaba. No he encontrado las palabras exactas para transmitir todo lo vivido y sentido.

Me llevo los testimonios de todas esas mujeres que luchan por ser oídas y pienso mucho en ellas.

Me viene a la mente la palabra «agridulce».

Agria es la impotencia que sientes al oír situaciones que podrían ser evitadas. 

Datos como que «10 mujeres al día son asesinadas» se clavan y la impunidad de muchos de los casos, duele. 

La imagen de migrantes, esperando un tren que no se saben cuándo pasará, te marca. 

Y todo te hace pensar: ¿yo qué puedo hacer? Por ahora, solo puedo darles voz.

También es dulce.

Dulce es la gente, la riqueza cultural de los pueblos indígenas y su naturaleza.

Una naturaleza que, por el cambio climático, está sufriendo alteraciones en las temperaturas y eso afecta a las cosechas de las que viven. 

Dulces son todas las personas que me han acogido con la mirada y me han hecho sentir agradecida. 

Son muchas las cosas de las que hablaría, pero me quedo con que ha sido una experiencia que me ha marcado a nivel personal, que me ha hecho ver la vida de otro modo y apreciar todo”.

Claudia

Artículos relacionados

DEJA UN COMENTARIO

Los comentarios se moderan antes de su publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook