Cada día pasamos delante de personas que nos necesitan, personas que merecen una segunda oportunidad. No obstante, pasamos de largo, los esquivamos y, muchas veces, nos molestan en nuestra rutina.

Aquí había algo…

Cada día pasamos delante de personas que nos necesitan, personas que merecen una segunda oportunidad. No obstante, pasamos de largo, los esquivamos y, muchas veces, nos molestan en nuestra rutina.

Otros puntos de vista

DEJA UN COMENTARIO

Los comentarios se moderan antes de su publicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook