Marta Bermúdez nos presenta su cortometraje “La fortaleza del agua”, rodado en Kenia junto al director de cine Guillermo García

22/03/2021

Comentarios: 0

Hoy, 22 de marzo, Día Mundial del Agua, ha sido la fecha elegida para que Marta Bermúdez, ganadora de la IX edición del Festival, nos presente su primer cortometraje documental, grabado durante su viaje a Kenia junto al director de cine Guillermo García.

La fortaleza del agua es tu primer documental, ¿por qué este título? ¿Qué vamos a encontrar reflejado en tu corto?

Vamos a encontrar la historia de una chica de 19 años que nos cuenta sus inquietudes de su viaje a Nairobi. Mediante las entrevistas con cuatro artistas locales, se habla del agua (tema principal y conductor), del trabajo de los artistas y del país. A partir de eso, ella reflexiona sobre sus inquietudes. La fortaleza del agua, en el fondo, es la fortaleza que le gustaría tener a ella.

¿Cómo fue ese cambio de escenario que recoges en el inicio de tu corto desde tu pequeño pueblo de la montaña catalana hasta Nairobi? ¿Cuáles fueron tus primeras sensaciones al pisar la ciudad?

La verdad es que fue muy fuerte el cambio. Mi entorno habitual es un lugar muy tranquilo, lleno de vegetación y con poca gente. Nairobi es una ciudad muy distinta. Había movimiento en todos los rincones de la ciudad y en todas las horas del día. Tal vez un poco agobiante en comparación a mi pueblo, además en algunos momentos del día se generaba muchísimo tráfico. También me chocó la seguridad que había allá. Para entrar a distintos recintos (hoteles, centros comerciales, etc.) era muy habitual encontrar controles de seguridad.

¿Cómo fue el proceso de rodaje con Guillermo García? ¿Qué momentos recuerdas, especialmente, de manera positiva?

El proceso de rodaje con Guillermo fue un poco agotador. Queríamos aprovechar todo el tiempo posible en la ciudad así que nos levantábamos temprano y hasta tarde no volvíamos al alojamiento para descansar. Creo que cuando me acostumbré a ese ritmo, ya era hora de regresar a España jeje

Los momentos que recuerdo de manera positiva fueron durante las entrevistas. Yo nunca había hecho una entrevista y menos fuera de mi país, en otro idioma (inglés), con personas tan increíbles y de temas un tanto abstractos. Guillermo estuvo conmigo en esos momentos tal vez de forma más íntima que en el resto del viaje; me ayudó con las preguntas, con el inglés, con el trato a los artistas, pero sobre todo me ayudó a sentirme más segura dentro de esa situación.

¿Qué mensaje reflejaría la esencia de tu documental?

Que fluyamos como el agua, que seamos tan adaptables como ella, que sigamos adelante a pesar de las dificultades, que no nos quedemos quietos, que aprendamos un poco más cada día de lo que nos sucede, que miremos el mundo para ver que no es tan distinto a nosotros, que miremos un poco interiormente a ver qué nos pasa, que aceptemos nuestra inseguridad y, aun así, sigamos adelante. Esto es, al menos, el mensaje que me gustaría transmitir hoy: seguir adelante.

Después de completar el difícil proceso de rodar tu primer corto, si echases la vista atrás ¿qué cambiarías al enfrentarte a la grabación de tu siguiente pieza audiovisual?

Creo que trataría de no ser tan exigente conmigo misma. En el momento de ir a Kenia, me sentía muy insegura de mí misma y sabía que iba con un equipo profesional. Me sentía poco capaz y muy por debajo de mis compañeros. Así que trataría de ir más tranquila, sin presión sobre mí misma por querer ser o hacer algo que no soy.

También trataría de que no me influenciara demasiado la opinión de los demás. A veces cuando estamos así de inseguros es muy fácil que al mínimo comentario nos vengamos abajo. Y sobre todo también trataría de que nadie me diga qué debo contar o cómo debo contarlo. Nada está mal, solo es diferente. Cada persona tiene su propia forma de expresarse, tiene sus propios gustos o temas de interés y no deberíamos despreciar nada.

Así que, desde mi punto de vista, deberíamos atrevernos a probar lo que a cada uno nos apetezca y no juzgar lo que hacen otros. Cada uno aprenderá lo que sea con sus proyectos, pero si no los hacemos, no crecemos por nosotros mismos y no crearemos nada, solo repetiremos lo que alguien espera de nosotros. Así que, trataría de ser respetuosa con los proyectos de los demás, al mismo tiempo de respetar lo que siento que debo hacer yo.

¿Cuál ha sido el mayor aprendizaje que has sacado de esta experiencia?

Esa experiencia fue muy rica en muchos aspectos. Pero creo que mi crecimiento personal fue muy por encima del crecimiento cinematográfico. Así que, como ya he estado haciendo, en las respuestas de esta entrevista os comparto mi experiencia y aprendizajes.

Este aprendizaje que ahora contaré, creo que ha sido uno de los más importantes y lo tendré en cuenta para toda mi vida. A veces nos quedamos eclipsados viendo los títulos, los premios o lo maravillosa que parece una persona. El nivel de profesionalidad es muy importante para trabajar, pero creo que lo es igual o incluso más el nivel de calidad de persona. Todos los logros no valen de nada si la persona no es humilde, empática, colaboradora, etc. Así que, a día de hoy, pienso que deberíamos valorar un poco más el cómo es una persona cuando tenemos un proyecto en común.

Finalmente, otro de mis aprendizajes, aunque este aún me cuesta aplicarlo, es intentar no querer saberlo todo de una cuando te metes en un proyecto. Eso me cuesta, ya que no saber me hace sentir insegura y me hace sentir que el resto me va a menospreciar. Como seres humanos es normal no saberlo todo, y en cada experiencia iremos aprendiendo. Así que, una vez más, aceptarse tal y como uno es en ese momento de la vida y con actitud alegre, curiosa y humilde, crecer un poquito cada día.

Como ganadora de la IX edición, ¿por qué animarías a los futuros participantes del Festival a presentar sus clipmetrajes en la próxima edición?

Más allá de la aportación a la hora de visibilizar cualquier problemática social, ecológica o mundial, creo que animaría a los futuros participantes a presentar sus clipmetrajes ya que es una oportunidad magnífica para crecer y desarrollarse como persona y comunicador/a.

Además, para mí, estar en un proyecto me suele subir la vitalidad, la creatividad, la ilusión y mejoro mis habilidades. Es super enriquecedor en cualquiera de los sentidos y además este concurso, te “obliga” a investigar sobre una problemática, así que seguro que descubriréis mucho.

Ánimo y mucho amor a todos los participantes, encontrad vuestra fortaleza interior y seguid adelante con vuestros proyectos.


La fortaleza del agua está accesible en la pestaña Categoría General de la web junto al resto de los cortometrajes realizados por los anteriores ganadores y ganadoras del Festival.

Artículos relacionados

DEJA UN COMENTARIO

Los comentarios se moderan antes de su publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook