Nuestro lugar de nacimiento nunca debería condicionar nuestros derechos básicos y fundamentales.

LA SALUD NO TIENE PRECIO

Nuestro lugar de nacimiento nunca debería condicionar nuestros derechos básicos y fundamentales.

Otros puntos de vista

DEJA UN COMENTARIO

Los comentarios se moderan antes de su publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook