Nosotros, como primermundistas que somos, no somos conscientes de la suerte que tenemos al poder gozar de un sistema sanitario público de calidad que nos permite vivir la vida sin preocupaciones. Sin embargo, en la otra cara de la moneda, están los habitantes de los países extremadamente pobres que arrastran una serie de problemas encadenados: la justicia, el hambre, la corrupción, la SALUD… Todos deberíamos poder disfrutar de una sanidad digna, así como los demás derechos fundamentales, porque sin ellos no seríamos humanos.

Eso que todos merecemos

Tema: Combate el virus de la desigualdad

Categoría: Escuelas

Nivel: Secundaria

Comunidad: Valencia

Nosotros, como primermundistas que somos, no somos conscientes de la suerte que tenemos al poder gozar de un sistema sanitario público de calidad que nos permite vivir la vida sin preocupaciones. Sin embargo, en la otra cara de la moneda, están los habitantes de los países extremadamente pobres que arrastran una serie de problemas encadenados: la justicia, el hambre, la corrupción, la SALUD… Todos deberíamos poder disfrutar de una sanidad digna, así como los demás derechos fundamentales, porque sin ellos no seríamos humanos.

Otros puntos de vista

DEJA UN COMENTARIO

Los comentarios se moderan antes de su publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook