La industria forestal ha puesto en jaque mucho más que al bosque nativo de los países. En gran medida, si no se controla de manera equitativa, la proyección económica de esta industria trae consecuencias muy perjudiciales a largo plazo. Por ejemplo, un país como Chile, donde el bosque nativo se ha visto reducido en las últimas décadas y donde es más fácil sustituir el bosque existente por especies introducidas como el pino o el eucalipto con finalidad de crear monocultivos. Este hecho produce un cambio en la preservación del suelo, desertificación y erosión, afecta a los recursos acuíferos, a la fauna y a la riqueza de vegetación, la biodiversidad se pierde. Por tanto, afectando la vida y la propia cultura de las comunidades de las zonas que dependen de esos recursos

Cuando un “bosque” afecta a sus raíces

La industria forestal ha puesto en jaque mucho más que al bosque nativo de los países. En gran medida, si no se controla de manera equitativa, la proyección económica de esta industria trae consecuencias muy perjudiciales a largo plazo. Por ejemplo, un país como Chile, donde el bosque nativo se ha visto reducido en las últimas décadas y donde es más fácil sustituir el bosque existente por especies introducidas como el pino o el eucalipto con finalidad de crear monocultivos. Este hecho produce un cambio en la preservación del suelo, desertificación y erosión, afecta a los recursos acuíferos, a la fauna y a la riqueza de vegetación, la biodiversidad se pierde. Por tanto, afectando la vida y la propia cultura de las comunidades de las zonas que dependen de esos recursos

Otros puntos de vista

DEJA UN COMENTARIO

Los comentarios se moderan antes de su publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook