Una historia demasiado corriente

Las relaciones tóxicas pueden estar escondidas a plena vista. No nos damos cuenta de que estamos metidos en ella, ese coche en el que conducimos rápido y sin darnos cuenta, hasta que ya no vemos la salida.

Otros puntos de vista

DEJA UN COMENTARIO

Los comentarios se moderan antes de su publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook