Cada día, y a veces sin darnos cuentas, hacemos infinidad de cosas que nos hacen sentir y vivir. Si tantos hombres como mujeres podemos hacerlas, ¿por qué no todos podemos tener acceso, también, a la misma educación, a las mismas oportunidades, a los mismos trabajos, o a cuidar de la misma forma a los hijos? ¿Por qué no todos podemos ser lo que nosotros queramos ser?

¿Por qué?

Cada día, y a veces sin darnos cuentas, hacemos infinidad de cosas que nos hacen sentir y vivir. Si tantos hombres como mujeres podemos hacerlas, ¿por qué no todos podemos tener acceso, también, a la misma educación, a las mismas oportunidades, a los mismos trabajos, o a cuidar de la misma forma a los hijos? ¿Por qué no todos podemos ser lo que nosotros queramos ser?

Otros puntos de vista

DEJA UN COMENTARIO

Los comentarios se moderan antes de su publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook