No desperdiciamos porque no tenemos

Un profesor en una clase manda a los alumnos un ejercicio para tomar conciencia de la comida que desperdician. Les manda que escriban toda la comida que recuerdan haber tirado durante un mes. Todos los alumnos se ponen a escribir excepto Bernat, que deja la hoja en blanco y se muestra muy deprimido. El profesor habla con él a solas al final de la clase para preguntarle si no le interesa el tema y el niño responde llorando que en su casa no pueden tirar nada, porque su padre está en el paro y no tienen apenas qué comer. El profesor conmovido le promete que les ayudarán.

Otros puntos de vista

DEJA UN COMENTARIO

Los comentarios se moderan antes de su publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook

Identifícate como usuario o conéctate con Facebook.

Connect with Facebook