CON EL HAMBRE NO SE JUEGA

A veces nos podemos sentir como marionetas, hay quienes nos manejan a su antojo. El hambre es fruto de una mala distribución de la riqueza. ¿Y si con nuestra ayuda conseguimos cortar las cuerdas con las que los países ricos nos controlan?

Otros puntos de vista

DEJA UN COMENTARIO

Los comentarios se moderan antes de su publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook

Identifícate como usuario o conéctate con Facebook.

Connect with Facebook