En este corto de 1 minuto, trato de compactar una píldora de las declaraciones de Fatumata. Una chica Guineana a la que le practicaron la ablación. Cuando nació su primera hija, también le practicaron esa horrible práctica. Al nacer su segunda hija, Fatumata huyó de su país, cortando toda relación con su pasado y su familia para salvar a su segunda hija de la mutilación genital. Vino a España y consiguió asilo. Gracias a esta chica tan valiente, su segunda hija no tiene practicada la ablación. Ahora Fatumata tiene una nueva vida y va a poder darle un mejor futuro a su hija.

Basta ya de mutilación genital femenina

En este corto de 1 minuto, trato de compactar una píldora de las declaraciones de Fatumata. Una chica Guineana a la que le practicaron la ablación. Cuando nació su primera hija, también le practicaron esa horrible práctica. Al nacer su segunda hija, Fatumata huyó de su país, cortando toda relación con su pasado y su familia para salvar a su segunda hija de la mutilación genital. Vino a España y consiguió asilo. Gracias a esta chica tan valiente, su segunda hija no tiene practicada la ablación. Ahora Fatumata tiene una nueva vida y va a poder darle un mejor futuro a su hija.

Otros puntos de vista

DEJA UN COMENTARIO

Los comentarios se moderan antes de su publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook