Cómo educar en igualdad

17/01/2019

Comentarios: 0

Para solucionar la problemática de la desigualdad de género, es preciso tratarla desde la infancia, en el momento que los niños y niñas establecen sus criterios acerca de lo que les rodea. A fin de facilitar herramientas que ayuden a que hagan suyos los valores de una sociedad equitativa y sin discriminaciones entre hombres y mujeres, proponemos el siguiente decálogo para educar en la igualdad.

Decálogo para educar en la igualdad de género

1) Observar y escuchar: es importante observar cómo se relacionan nuestros hijos/as con sus compañeros/as, entender qué conceptos manejan.

2) Desmontemos los prejuicios: cuando afirman algo categóricamente hay que responder con una pregunta: ¿por qué? Al tratar de razonar el prejuicio, éste acaba autodestruyéndose. Además, recordemos que la discriminación también se produce hacia el género masculino: todavía existe la percepción de que los niños deben ser más duros, mientras que las niñas son sensibles.

3) No se puede generalizar: debemos hacerles comprender que las generalizaciones conducen a error. Cada persona es única e irrepetible, y tiene virtudes, defectos y capacidades propias, independientemente de si es hombre o mujer.

4) Implicar a los niños y niñas en las tareas del hogar: asignarles responsabilidades o actividades cotidianas que tradicionalmente han sido consideradas ‘cosas de mujeres’ o ‘cosas de hombres’.

5) Compartir la información, debatir con ellos: es bueno hablar con ellos de la información que reciben en la escuela, en la televisión, de sus amigos/as… así generamos el hábito de conversar y discutir ideas en casa y fomentamos en los niños el espíritu crítico. Además, nos ayuda a entender cómo son, qué ven, qué piensan y cómo se sienten.

6) Comprender nuestras propias limitaciones en cuanto a género: hemos sido educados en una sociedad que, igual que hoy, pretendía asignar un rol a cada sexo, y por eso, tenemos interiorizadas algunas actitudes discriminatorias. Es bueno mirarnos con ojo crítico y, de alguna manera, reeducarnos.

7) Responde sus dudas: debemos procurar que el momento de la televisión lo compartan con nosotros, y tenemos que responder a cualquier pregunta que les surja respecto a aquello que están viendo.

8) Juegos “unisex”: muchos juegos tradicionales no necesitan herramientas, ni tienen roles definidos: el pañuelo, la gallinita ciega, el rescate… son divertidos, no entienden de género, ¡y no pasan de moda!

9) Da ejemplo: los patrones de comportamiento se heredan, y no es sencillo desligarse de esta influencia familiar. Evitemos roles, tópicos, lugares comunes respecto al género, y dejemos que vayan creando sus propias opinionesdesde el respeto y la empatía por lo diferente.

10) El aprendizaje nunca se acaba: para enseñar hábitos, debemos ser nuestra mejor versión posible. Y para ello tenemos que desaprender, criticarnos, ver y comprender la realidad de nuestro entorno y cambiar lo que no funciona.

Fuentes: Escuela de Filósofos de los Colegios Brains y Campaña “Muévete por la Igualdad”(Ayuda en Acción, Entreculturas, InteRed y AECID).

En la siguiente entrevista, Marina Subirats nos abre los ojos sobre la situación actual y nos da algunas claves fundamentales para abordar la coeducación:

“El feminismo es un movimiento de liberación de mujeres y de hombres, lo que pasa que los hombres todavía no se han dado, del todo, cuenta”.

Marina Subirats es catedrática emérita de Sociología de la Universidad Autónoma de Barcelona y una de las referentes del feminismo y la coeducación en España durante las últimas tres décadas. Como experta en sociología de la educación ha publicado, entre otros libros, ‘Forjar un hombre, moldear una mujer’ y ‘Coeducación, apuesta por la libertad’.

 

 

 

Categoría: Categoría Escuelas

Artículos relacionados

DEJA UN COMENTARIO

Los comentarios se moderan antes de su publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook